Áreas terapéuticas

Ictus

Ictus

La desnutrición en el paciente con ictus

Se estima que unas 120.000 personas al año sufren un ictus en España1. Una de las consecuencias más habituales del ictus es la disfagia, que afecta a hasta un 55% de los casos2. La disfagia no solo es un factor de riesgo para aspiraciones y neumonía, sino que también aumenta el riesgo de desnutrición y deshidratación en el paciente. De hecho, hasta el 62% de los pacientes con ictus experimentan desnutrición en algún momento de su recuperación3. La desnutrición a su vez aumenta los riesgos de complicaciones como infecciones y úlceras por presión, incrementa la estancia hospitalaria, limita la recuperación neurológica y funcional tras el ictus y aumenta el riesgo de discapacidad y mortalidad.

Nutricia trabaja para optimizar el soporte nutricional en el paciente con ictus

Por todo lo anterior es de vital importancia que el paciente con ictus reciba un tratamiento nutricional óptimo desde el momento de su ingreso hospitalario. Nutricia trabaja codo con codo con los profesionales sanitarios para conseguir este objetivo. Para ello, Nutricia ofrece un abanico de tratamientos dietéticos, servicios de formación y asesoramiento diseñados para los profesionales encargados de cuidar de este tipo de paciente.

Nutricia pone a la disposición del profesional sanitario un portfolio completo de dietas para administración por sonda, espesantes y suplementos nutricionales orales que permite diseñar un tratamiento nutricional que se adapte a las necesidades de cada tipo de paciente con ictus.

Productos

Curso de Disfagia Orofarígea

Curso de Disfagia Orofarígea

Minivademecum Ictus

Minivademecum ictus